lunes, 25 de julio de 2011

Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra



El MST fue fundado en 1984 para ayudar a establecer campamentos agrícolas en las tierras privadas pero inactivas, bajo el lema: Ocupar, resistir y producir. La reforma agraria es la lucha de todos. El Movimiento nunca pudo ser ignorado, pues hay unas 4.8 millones de familias que necesitan un pedazo de tierra, mientras que la ONU afirma que Brasil es la segunda nación del mundo donde la distribución de la tierra es más injusta. Por ello se han involucrado cientos de miles en tomas de tierras donde a pesar de ser golpeados y masacrados (más de mil 700 muertos en la última década) arriesgan su vida porque, si tienen suerte, su posesión ilegal será aceptada eventualmente como un hecho consumado; además, conforme crece el MST, se diversifica y se fortalece; hoy cuenta ya con un presupuesto de operaciones de millones de dólares anuales, pues el 1 % de todo lo que es producido en los asentamientos está destinado al mismo.

Con la presidencia de Fernando Henrique Cardoso se produce una radicalización del proceso de liberalización de la agricultura, a despecho del escenario proteccionista del sector por parte de los países ricos. El gobierno incluso acaba de anunciar un paquete de reformas por el monto de 1.194 millones de dólares en los próximos dos años, la mayor inversión social en el campo en todos los tiempos para enfrentar el problema más explosivo del país, justo dos meses después de que 30 mil invasores ocuparan edificios del gobierno federal en todo el territorio.

Pero la verdadera situación del campo es aún dramática. De 1975 a 1979 el crédito rural para la agricultura era de 19 mil millones de dólares; hoy esa cantidad se ha reducido a 5 mil millones. La reforma agraria ha expropiado 14 millones de hectáreas, pero todavía unos 3 mil propietarios son dueños del 11% del territorio nacional. La agricultura absorbe mano de obra, pero de 1985 a 1996 la ocupación se redujo en 5.5 millones de trabajadores; de ellos, 2 millones perdieron el empleo. En los ochenta Brasil importaba unos mil millones de dólares en trigo, manzana y otros productos, pero de 1995 a 1999 esa media anual saltó a 6.8 mil millones de dólares, importando productos que podrían ser producidos ahí. Así, el éxodo rural de 4 millones de brasileños en el período de 1995-99 podría alcanzar próximamente entre 8 y 13 millones

El MST tiene como objetivo organizarse por comisiones de campesinos tales como: Comisiones de Bases, en las comunidades rurales, Comisiones municipales, Comisiones Estatales, y la Comisión Coordinadora Nacional. Las comisiones son también una forma de organización al interior de los asentamientos y campamentos.
El MST ha desarrollado a lo largo de su historia diferentes actividades en pos de la realización de una amplia reforma agraria. Entre ellas están: manifestaciones en las calles, concentraciones regionales, audiencias con gobernadores y ministros, huelgas de hambre, campamentos provisorios en las ciudades o a la orilla de los latifundios considerados inconstitucionales, ocupaciones de órganos públicos como el INCRA (Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria) y ocupación de tierras entendidas como improductivas.


En los años que ha durado el conflicto de la reforma agraria en Brasil la violencia ha sido una ocurrencia presente.
Uno de los ejemplos más notables de esto es la Masacre de Eldorado dos Carajás donde murieron en el acto 19 campesinos del MST ametrallados por la Policía Militar (PM). Aproximadamente 1500 campesinos cortaban el tránsito de la ruta PA-150 en protesta por la demora en la expropiación de un terreno ocupado, entonces la PM fue enviada a desalojararlos de allí. Según campesinos del MST, la PM llegó arrojando bombas de gases lacrimógenos a lo que los primeros respondieron con palos y piedras. 
El MST cuenta hoy con 300 mil familias asentadas, que ya tienen la tenencia y el uso de las tierras, y otras 120 mil acampadas a la espera de conseguirlo. El movimiento fue fundado oficialmente en 1984 y prácticamente hasta el 97 no se hablaba de la toma campesina en ningún medio. Ese año se organizó una marcha desde San Pablo a Brasilia, donde los manifestantes fueron recibidos por 100 mil personas. A partir de entonces, los medios ya no los pudieron ignorar y cambiaron de estrategia: hicieran lo que hicieran, lo único que buscaban era criminalizarlos públicamente.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada